Argumentos a favor

 

Productividad agrícola

Mayor resistencia a agentes externos
Mediante la ingeniería genética se pueden modificar cultivos para que sean más resistentes a las plagas y a las presiones ambientales como heladas, calor extremo o sequía. De este modo, se reduciría el riesgo de perder cosechas garantizando mayor seguridad alimentaria. Se trata de un tipo de manipulación genética compleja puesto que implica combinaciones de genes y técnicas muy determinadas. Se debería tener en cuenta también la gestión de las plagas para evitar ejercer demasiada presión negativa en contra.
Alimentos básicos más nutritivos
-  L La introducción de ciertos genes en los cultivos de arroz y trigo pueden mejorar su valor nutricional. Un claro ejemplo es el Golden rice, cultivo en el que se introdujeron genes que producían el precursor de la vitamina A. Con esta modificación, el arroz produce vitamina A, y dado que un gran porcentaje de la población se alimenta de arroz, esta nueva variedad  podría contribuir a contrarrestar la deficiencia de vitamina A, carencia frecuente en regiones en desarrollo.
Animales de granja más productivos
Mediante la introducción de genes en el ganado que incrementen la producción de leche, o en el caso de la avicultura, para incrementar la producción de huevos.

Medio ambiente

Producción de más cultivos alimentarios en menos tierras
Al aumentar la productividad y la eficiencia de los cultivos OMG, se reduce el uso de tierras necesarias para obtener la misma cantidad de producto.
Atenuación de las repercusiones ambientales de la producción
-      El uso de nuevos cultivos resistentes a plagas y a presiones ambientales va ligado a una reducción del uso de productos químicos para proteger los cultivos (pesticidas, fungicidas y herbicidas). Un ejemplo son ciertas variedades de maíz, algodón y patatas: cultivos que prescinden de la aplicación externa de un insecticida producido por la bacteria Bacillus thurigiensis puesto que lo sintetizan los cultivos por sí mismos.
Rehabilitación de tierras degradadas
Debido a la agricultura intensiva y a prácticas insostenibles de riego y cultivo, ciertas superficies han quedado excesivamente salinizadas, por lo que mediante ingeniería genética se podrían producir variedades vegetales (tanto cultivos como árboles) más tolerantes a altas concentraciones de sal o a ambientes más secos.
Rehabilitación ecológica
También se pueden diseñar variedades vegetales que permitan a un territorio degradado retornar a su composición natural.
Mejor conservación de los productos
La modificación genética de frutas y hortalizas puede ralentizar su deterioro. A parte de los beneficios comerciales, supondría también una reducción del desperdicio de alimentos causado por el proceso de almacenamiento y transporte.

Salud humana

Vacunas y medicamentos
Mediante la producción de ciertas variedades de plantas, animales y microorganismos modificados genéticamente se pueden obtener componentes de vacunas, en el caso de los vegetales y los microorganismos, y componentes de productos farmacéuticos.

 

Argumentos en contra

 

Medio ambiente

Consecuencias imprevistas
La transferencia no controlada de los genes introducidos en los OMG a otras especies es una posibilidad, puesto que la interacción existe entre genes, células, y plantas del ecosistema. Un claro ejemplo del riesgo que supone puede ser la transferencia de los genes resistentes a herbicidas a la maleza. Numerosas investigaciones se han hecho al respecto sobre las consecuencias de la transferencia de estos genes, y pese que aún no hay conclusiones definitivas sobre su inocuidad, existe el consenso científico en afirmar que una vez los genes se difundan, será imposible recuperar las secuencias de ADN  dispersadas.
Mutaciones genéticas con efectos perniciosos
Se desconoce aún si la introducción artificial de genes mediante ingeniería genética podría desestabilizar a los organismos, favoreciendo la aparición de mutaciones y/o potenciando la inestabilidad del gen inserido a través de las generaciones. De nuevo, los estudios realizados al respecto no son concluyentes lo que impide prever las consecuencias reales de las  modificaciones genéticas. 
Los genes “dormidos” podrían activarse accidentalmente y los genes activos podrían dejar de expresarse
-    Todos los organismos, tanto modificados genéticamente como no, contenemos genes que se activan o “despiertan” en determinadas condiciones, como por ejemplo delante de un agente estresor  externo, como un patógeno o condiciones ambientales extremas. Así pues, al introducir un nuevo gen, se introduce también otro gen llamado “promotor” que controle la activación del primero. Cabe la posibilidad de que este gen “promotor” activase accidentalmente a su vez genes “dormidos” del propio organismo, dando lugar a consecuencias no deseadas.
Podría darse también el caso contrario, en el que algún gen activo del organismo se desactivase al introducirse un gen nuevo.
Interacción con poblaciones silvestres y locales
Los OMG podrían cruzarse con las especies no modificadas, o competir por los mismos recursos. Esto supone un problema para la biodiversidad, puesto que también podría darse el caso en que la variedad modificada sustituya a la variedad local tradicional y a las especies silvestres que han surgido de la adaptación a las presiones ambientales. Este argumento es también aplicable a las variedades mejoradas producidas con métodos convencionales.
Impacto sobre las aves, los insectos y la biota del suelo
-   Los OMG pueden afectar también especies naturales que no han sido modificados como aves, insectos polinizadores  y microorganismos del suelo. Se desconocen aún las consecuencias directas e indirectas de la incorporación de componentes de las plantas modificadas genéticamente en abejas (mediante el polen), hongos o bacterias (habitando el suelo de los cultivos). También se puede dar el escenario en que la difusión de cultivos productores de insecticidas acabe generando resistencia en las poblaciones de insectos expuestos a tales cultivos.

Salud humana

Transferencia de genes alergénicos
Ciertos genes alergénicos podrían ser transferidos accidentalmente a otras especies produciendo reacciones en personas alérgicas. Un ejemplo lo es el gen alergénico de la nuez de Brasil, que se transmitió a una variedad de soja transgénica (que nunca llegó a salir al mercado).
Presencia de OMG en la cadena alimentaria
Se ha dado el caso en que una variedad de maíz genéticamente modificado que habitualmente es usado para la elaboración de forrajes, fue utilizado para el consumo humano. No existe la seguridad suficiente para afirmar que sea o no nocivo para la salud humana, pero se deben aplicar ciertas medidas estrictas de control industrial para  que no se den situaciones similares en el futuro. 

Efectos socioeconómicos

Los derechos de propiedad intelectual podrían demorar la investigación
La propiedad privada de productos y técnicas biotecnológicas (posible de obtener en EEUU) podría impedir a los investigadores del sector público acceder a ese conocimiento.
 

 

Plantas resistentes a herbicidas de amplio espectro

Son plantas con genes resistentes a un herbicida determinado, de modo que si se aplica sobre ellas no se ven afectadas.

  • Beneficios potenciales
    • Elimina la necesidad de rociar antes de la germinación de la planta, reduciendo así la erosión del suelo así como ayudando a conservar la microfauna y flora del suelo.
    • Los genes de resistencia inseridos más comúnmente usados en este tipo de variedades son los de resistencia al glifosfato o glufosfinato (componentes de herbicidas de maleza). Ambos componentes son menos persistentes que otros herbicidas, de modo que su uso reduce la proporción de residuos tóxicos en el agua subterránea.
    • Una estrategia de control de maleza mediante cultivos resistentes a herbicidas presenta la oportunidad de controlar ciertas variedades de maleza resistentes a herbicidas.
  • Riesgos potenciales
    • La transferencia de transgenes puede generar variedades de maleza resistentes a herbicidas. Para evitarlo, la aplicación de herbicidas debe ser controlada.
    • Los alrededores de los cultivos pueden verse expuestos a la fumigación, causando un impacto directo en la biodiversidad y dando la posibilidad de que germinen nuevas planas resistentes a herbicidas.
    • Dado que los cultivos no se ven afectados por el herbicida, se puede dar el caso en granjas donde se abuse de su uso para eliminar así todo tipo de maleza, provocando así un desajuste en el ecosistema puesto que se eliminarían fuentes de alimento para especies beneficiales, como los pájaros.

¿Beneficio o riesgo?

Se desconoce aún si el uso de cultivos resistentes a herbicidas aumentará o disminuirá la diversidad y cantidad de herbicidas usados. La diversidad debería mantenerse para minimizar las presiones de selección en las poblaciones de maleza y evitar que desarrollen resistencia a los herbicidas, pero la cantidad debería ser sin duda reducida.

Plantas resistentes a insectos herbívoros

En este tipo de variedades, se han inserido transgenes que expresan proteínas tóxicas para insectos. Un ejemplo son las lectinas del guisante, proteínas que inhiben el sistema digestivo de los insectos.

  • Beneficios potenciales
    • Reducción del uso de pesticidas químicos tóxicos.
    • Reducción en el impacto sobre insectos no diana (es decir, que no interesa afectar) vinculados con el cultivo, y que antes se veían afectados por los pesticidas, como las abejas.
    • Control más efectivo sobre la plaga.
  • Riesgos potenciales
    • La evolución de plagas resistentes haría inútil la variedad de cultivo transgénica. La selección podría ser rápida, dado que las poblaciones de plagas suelen tener altas frecuencias de genes de resistencia.
    • Impacto en insectos no diana.
    • Impacto ecológico: se cuestiona si la resistencia a herbívoros afecta la viabilidad de la platna.

Plantas resistentes a virus vegetales

La resistencia a un virus vegetal se adquiere mediante la inserción de un gen que exprese una proteína de  la cubierta del mismo virus. La presencia de estas  proteínas en la planta previene el desarrollo de los síntomas de la enfermedad.

  • Beneficios potenciales
    • Reducción del uso de químicos tóxicos para controlar los insectos vectores del virus. Es decir, insectos que transmiten el virus a las plantas.
    • Reducción del impacto en insectos no diana.
    • Control más efectivo de las enfermedades de las plantas.
  • Riesgos potenciales
    • Impacto ecológico: los patógenos víricos tienen juegan un papel importante en la supervivencia y fecundidad de las plantas. Se desconoce prácticamente su rol en la regulación de poblaciones vegetales en comunidades naturales y el efecto que podría causar.
    • Recombinación: el transgen inserido en la planta podría combinarse con el material genético de otros virus que infecten la planta, dando lugar a nuevos virus. Se desconoce la frecuencia con la que ocurre en la realidad.
    • Sinergias víricas: otros virus pueden interaccionar con el producto transgénico de los cultivos y producir enfermedades más severas y complejas.